Cazoletas

Tipos de cazoleta según su material

CAZOLETA-BARATA-CACHIMBA

Cazoletas cerámicas de porcelana:

Para empezar, algo que todo el mundo conoce. Las cazoletas de cerámicas o de porcelana son un formato muy común en shishas de gama media-baja, ¿quién no ha utilizado una de estas en sus inicios?. La elección de este material es una forma simple de abaratar el precio debido a su simple proceso de fabricación. Su rendimiento tal vez no sea el mejor, no mantiene el calor de la misma manera que las cazoletas de barro, pero cumple perfectamente con las necesidades de aquellos que están empezando en el mundo de la shisha. Suelen tener un acabado de pintura en laca o esmalte para mejorar sus capacidades térmicas. Si eres un/a manazas, casi te recomendamos decantarte por otro material, ya que las cazoletas de porcelana se caracterizan por ser poco robustas y bastante frágiles.

Cazoletas cerámicas de arcilla:

Al igual que en el caso anterior, ¿quién no ha tenido nunca una cazoleta de arcilla?. Las famosas cazoletas de terracota de serie que han acompañado desde hace años a muchos modelos de shishas, pero también cazoletas de alta calidad como los de la marca Japona
Las cazoletas de arcilla se caracterizan por estar fabricadas de este componente que tanto se ha utilizado durante la historia para la cocción de alimentos. La alfarería descubrió hace siglos los beneficios térmicos de este material, y a día de hoy sigue siendo una de las mejores opciones para productos como las cazoletas o vasijas. Dentro de este campo, encontramos dos variantes. Por un lado, los modelos clásicos tipo turco de arcilla desnuda (terracota), modelos que suelen estar hechos a mano y por lo general, de gran carga de tabaco. Por otro lado los de estilo tradicional egipcio de arcilla refractaria esmaltada, que proporciona una capa extra de un material refractario que permite una mejor conservación de calor y una limpieza más fácil.

Cazoleta de barro blanco:

El barro blanco tal vez sea el material más comúnmente utilizado en las cazoletas modernas de shisha, tal vez debido a sus increíbles propiedades térmicas. Por norma general, las cazoletas de barro blanco tardan muy poco en calentarse. Dentro de las cazoletas de barro blanco, encontramos el barro blanco poroso (el calor se extiende más homogéneamente) o no poroso, con chamota (virutas de otros minerales refractarios) o sin chamota, y esmaltadas o sin esmalte.
Elegir barro blanco es jugar sobre seguro, ya que con un normal pack (preparación y rellenado de cazoleta) obtendrás una sesión de calidad usando prácticamente cualquier tipo de tabaco.
Si aun no conoces ningún modelo con el que empezar a usar barro blanco, desde chameleon hookah te recomendamos Helium Small Ssi vas  utilizar el provost o gestores similares que se coloquen sobre aluminio perforado, o nuestra propia linea de cazoletas.

Cazoletas de barro gris:

No tan conocido como el barro blanco, este material es típico de Brasil; no solo eso, sino que es el número uno en el mercado en todo el país. De ahí que veamos tantos modelos de cazoleta brasileña con estas características. Pero tal vez debas saber algunas cosas antes de comprar alguno. Es un material que calienta muy rápido, mucho más que el barro negro y el barro blanco. Perfecto para fumadas rápidas o para aquellos/as que fuman sin gestor de calor.
Las cazoletas de barro gris como la brasileña Three Holes están pensadas para usarse con papel de aluminio, ya que los brasileños son muy aficionados a fumar con este método y carbones hexagonales, y conseguir así que el calor se distribuya rápidamente por todo el cabezal.

Cazoletas de barro negro:

Seguramente ya hayas tenido noticias de este tipo de cazoleta debido al increíble crecimiento que ha tenido gracias a sus características térmicas, que la han convertido en el tipo de cabezal favorito de aquellos a lo que les gusta tener sesiones largas de más de 1 hora. El barro negro tarda más en calentarse que otros tipos de barro, pero mantiene el calor durante más tiempo y cuida mejor tabacos delicados, algo que es de agradecer si eres un amante de tabacos como Hookain. Algunos modelos han roto el mercado combinando un gran diseño y este novedoso material, como los Helium atom o el HC Black.

Cazoletas de barro rojo:

El barro rojo es muy similar en cuanto a sus propiedades a las cazoletas de barro blanco. Se calienta mas rápido que este y distribuyen el calor para sesiones cortas y rápidas. Es un barro muy adecuado para terrazas y exteriores, ya que es un tipo de barro que soporta bastante bien los cambios bruscos de temperatura.
Modelos como BS Roxé o Helium Small Bang son cazoletas de este tipo de material y son muy recomendables para sesiones individuales de fumada o sesiones rápidas en las que se precisa mayor calor inicial.

Cazoletas de silicona: 

Las cazoletas de silicona ignífuga son, para muchos usuarios, una solución muy eficiente ante la fragilidad de las cazoletas tradicionales. Este tipo de cazoletas están pensadas fundamentalmente para shishas portátiles, fumar fuera de casa o para aquellas personas que no pueden evitar la tentación de romper un par de cazoletas al mes. Tal vez no sea lo más idóneo si lo que se busca es una fumada de gran calidad, pero dan muy buenos resultados y tienen la ventaja de tener un gran rendimiento al usarse junto a ciertos gestores de calor como Kaloud, el cual suele encajar a la perfección en la mayoría de modelos de silicona del mercado.
Debido a las nuevas innovaciones en el mercado, este tipo de cazoletas ya no suelen utilizarse.

Cazoletas de cristal:

Los modelos de cristal son cabezales muy estéticos, que aprovechan las propiedades térmicas del vidrio y su transparencia, que nos permite ver el estado de la carga de tabaco en todo momento. Es evidente que se trata del tipo de cazoleta más delicada de entre las que hemos tratado en este post, úsala únicamente si eres cuidadoso/a, y siempre con cautela.

Cazoletas naturales (Fruta):

Los cabezales realizados con fruta se han puesto muy de moda en los últimos años debido a su uso en catering, locales y teterías. Es una forma exótica de crear una cazoleta diferente y vistosa, de usar y tirar, y que ofrece unas características diferentes a las cazoletas clásicas de barro. Pero te avisamos, al igual que ventajas también tiene sus inconvenientes.
Un cabezal de fruta, como puede ser una manzana, una naranja o una piña, pomelo, etc. ofrecen a la fumada un sabor dulce o cítrico y un aroma añadidos al tabaco. Hay que tener en cuenta, que por norma general, los cabezales de fruta tienen un deposito para tabaco mucho mayor que una cazoleta tradicional. 
No debemos olvidar que no se trata más que de una solución vistosa y temporal, que en ningún momento iguala a las características estructurales, térmicas y estéticas de una cazoleta profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.